Así trabaja el Pegasus de la DGT: 300 metros de altura y 250 kilómetros por hora

Los semáforos con radar se extienden por toda España
15 junio, 2018
Alertan de la aparición de nuevos radares ‘velolaser’ de la DGT: ¿dónde están?
22 junio, 2018
Mostrar todo

La Unidad de Medios Aéreos cuenta con siete bases repartidas por toda España donde pueden aparcar sus ocho helicópteros que vigilan las carreteras

La Unidad de Medios Aéreos de la Dirección General de Tráfico es la encargada de velar por el buen comportamiento de los conductores en las carreteras españolas. A diferencia de los radares, los helicópteros de la DGT no buscan la foto de la infracción.

 

A 300 metros de altura las cosas se ven muy diferentes. Lo que desde el coche puede parecer una ‘caza de brujas’ con afán recaudatorio, no lo es desde allí arriba. “Las infracciones se nos aparecen, no las vamos buscando”, dice Juan Carlos, técnico de cámara en el modelo EC-135. En la hora y media de vuelo que dura este reportaje, ‘pilla’ a 14 vehículos, 13 de ellos por circular a más velocidad de la permitida.

El equipo que se encarga de los helicópteros en el madrileño aeropuerto de Cuatro Vientos está integrado por tres pilares: los pilotos, los responsables de vídeo como Juan Carlos y el personal de mantenimiento. Además de en Madrid, la Dirección General de Tráfico tiene bases en Málaga, Sevilla, Valencia, Zaragoza, Valladolid y A Coruña. Los únicos trozos del territorio nacional que no cubren son el País Vasco y Cataluña, ya que las competencias están transferidas.

El Pegasus

El Pegasus (así se conoce al vehículo) puede viajar hasta a 250 kilómetros por hora. El ministerio de Fomento tiene ocho iguales repartidos por toda España. Incorpora dos cámaras que trabajan al mismo tiempo: una es panorámica y se encarga de seguir al vehículo en cuestión, y la segunda tiene un potente teleobjetivo para poder identificar las matrículas y los comportamientos ilegales de los conductores, como hablar por el teléfono móvil o no llevar puesto el cinturón.

Los aviones comerciales o los vehículos aéreos de recreo tienen prohibido sobrevolar ciertos puntos como el Palacio de la Zarzuela

Los aviones comerciales o los vehículos aéreos de recreo tienen prohibido sobrevolar ciertos puntos de la península, como el Palacio de la Zarzuela, el de la Moncloa o la zona donde están los edificios del CNI. “Nosotros no, al ser un vehículo del Estado podemos volar por todos esos sitios, aunque pidiendo permisos especiales”, dice el técnico de cámara.

Las únicas limitaciones que tiene un Pegasus para despegar son dos: que sea de noche, principalmente por seguridad, aunque también porque la cámara que llevan no tiene infrarojos, ni cuando esté nevando, estén cayendo fuertes lluvias, exista niebla densa o haya vientos de más de 50 kilómetros por hora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.