Así trabaja el Pegasus de la DGT: 300 metros de altura y 250 kilómetros por hora