Caixa gana el último megacontrato del PP y gestionará 1.000 millones en multas

Cincuenta y seis radares que fríen a multas
11 junio, 2018
BMW traslada a España el desarrollo del nuevo Serie 7
13 junio, 2018
Mostrar todo

La entidad catalana se hará cargo de las sanciones en las carreteras y en tasas que espera recaudar la Dirección General de Tráfico.

 

 

 

La Dirección General de Tráfico (DGT)espera recaudar más de 930 millones de euros en multas y tasas a lo largo de este 2018 y para gestionar estos ingresos, además de para acometer los gastos oportunos, los ministerios de Economía y de Interior han buscado a un banco que se encargue de todas las operaciones de tesorería del organismo que hasta ahora ha dirigido Gregorio Serrano y que tendrá un nuevo responsable en los próximos días. Es el último gran acuerdo de Rajoy en la Presidencia del Gobierno.

El contrato comenzó a tramitarse con el PP en el Gobierno, el pasado mes de octubre, y acaba de adjudicarse. En concreto, el pasado viernes, mientras estaba a punto de celebrarse en Moncloa el primer Consejo de Ministras y Ministros, se tomaba la decisión: CaixaBank se llevaba por 10,8 millones el mismo, renovando el acuerdo que ya tenía con Interior. Se trata, por tanto, de una de las últimas responsabilidad que ha tenido el ministerio dirigido por Juan Ignacio Zoido, ya que su sustituto, Fernando Grande-Marlaska, había tomado posesión unas horas antes y ni siquiera ha relevado a día de hoy a los segundos niveles del departamento.

CaixaBank, por tanto, se encargará de los ingresos por las tasas (la DGT calcula que los españoles pagarán por este concepto 574,6 millones en 2018), de las multas de tráfico (se calcula recaudar 356 millones), de los pagos de las nóminas y de otras operaciones de tesorería dependientes de los servicios centrales de Tráfico, de las jefaturas provinciales, de las locales y de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. En total, la entidad ofrecerá a la DGT 123 cuentas corrientes para la realización de todos estos servicios.

 

El Gobierno de Rajoy suprimió en 2014 el pago de las multas en las ventanillas de las jefaturas provinciales de Tráfico, de forma que ahora solo existen cuatro métodos para abonar las sanciones y las tasas: en una oficina de CaixaBank, a través de una tarjeta bancaria, en una oficina de Correos o a través de una transferencia bancaria, ya sea desde España o desde el extranjero. Todas estas operaciones, en definitiva, las gestionará la entidad presidida por Gonzalo Gortázar hasta 2021.

El complejo sistema de pagos y cobros ya se encuentra desarrollado por CaixaBank, ya que la entidad viene trabajando con la DGT en los últimos años. No obstante, sí que existe en este contrato una mayor complejidad a la hora de proteger todo el proceso de posibles ataques informáticos. Todo el trasvase de dinero, por tanto, se llevará a cabo de forma diaria y a través de plataformas de FTP seguro. En el caso de las tasas, debido a que se trata de un cometido de la Agencia Tributaria, el volcado se realizará de forma quincenal.

La DGT también obtendrá con este contrato unos ingresos en forma de intereses por gestionar estos casi 1.000 millones de euros. La liquidación será trimestral a un tipo pactado con CaixaBank y que el Gobierno no ha hecho público. Además, ninguna cuenta corriente devengará comisiones ni gastos de gestión para la administración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.