El Supremo rebaja el margen de error de los radares móviles “estáticos” hasta el 5%