Los nuevos radares que controlan las emisiones funcionarán ya desde junio

Tránsit no puede sancionar a los conductores que lleven detector de radar si no se acredita su uso
14 enero, 2018
Así son las motos de la Guardia Civil que multarán con radares portátiles
27 enero, 2018

Madrid será la primera ciudad española en poner en funcionamiento los nuevos radares que controlan las emisiones de los coches. Empezarán a funcionar en junio.

Madrid ya está preparada para sumar una nueva tipología de radares a sus carreteras: los que miden las emisiones de los coches. Será a partir del mes de junio cuando se instalen dos radares itinerantes que se irán alternando en 13 puntos que permanecerán en secreto y que controlarán un carril en concreto. En un primer momento, su función será sólo la de controlar y no multarán inicialmente.

Estos dispositivos, dotados de tecnología de teledetección RSD+, cuentan con rayos infrarrojos y ultravioletas de baja intensidad para identificar los niveles de partículas, monóxido de carbono (CO), óxidos y dióxidos de nitrógeno (NO y NO2) de los vehículos, descartando a un mismo tiempo los del entorno. Las emisiones de cada coche se analizarán en función de la normativa Euro vigente en el momento de su matriculación.

 

Dicho control se ejercerá, especialmente, sobre los coches con anomalías muy graves y con claras deficiencias en las emisiones. Los propietarios de los vehículos serán informados y notificados para que reparen su automóvil; de no hacerlo, se enfrentarían a una multa. Sin embargo, esta obtención de datos tendrá únicamente, en esta fase, un fin informativo y no sancionarán, ya que para multar estos radares tendrían que estar sometidos a controles meteorológicos y, además, se debería modificar la Ley de Tráfico, ambigua en estos momentos en lo que respecta a las mediciones de los gases contaminantes de los coches.

Este proyecto, que también se desarrolla en la ciudad de Graz, en Austria, tiene previsto realizar la medición de unos 700.000 coches al año. Según el centro tecnológico Cartif de Valladolid, una de las cabezas visibles de este proyecto, si se reparasen los vehículos con estas anomalías en sus emisiones se podría lograr una reducción del 14,8 por ciento en el CO2 de la atmósfera, así como del 22,7 por ciento en los NOx, NO y NO2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.